18
Lun, Dic
17 New Articles

En 2018, las empresas deberán implementar la facturación electrónica

Estrategias
Tipografía

Por ley, a partir del 1 de enero de 2018, todas las empresas del país deberán implementar la facturación electrónica como única forma de registro contable en sus transacciones, según el decreto 2242 de 2015 de la DIAN.

Esto ayudará a optimizar los procesos y economizar el gasto en las empresas. Según estudio del Centro Interamericano de Administraciones Tributaria (CIAT), las empresas que implementen la Facturación Electrónica ahorrarán hasta en un 80% del costo en la emisión de facturas, permitiendo almacenar todas las facturas en digital y sin opción a pérdida de documentos.

Frente a este gran reto, la compañía Gosocket trae al mercado colombiano una red social empresarial que le permitirá a las empresas acceder al verdadero potencial de la facturación electrónica de una forma universal y con grandes beneficios para sus clientes.

“Lo que hacemos en Gosocket es a partir del relacionamiento empresarial, generamos soluciones de valor agregado como el anticipo de cuentas por cobrar, los pagos electrónicos y la conciliación de los mismos con alta efectividad y adherencia, ya que contamos con una enorme experiencia en el mercado Latinoamericano”, expresa Lucio Quijano, Country Manager de Gosocket para Colombia.

Esta modalidad de facturación electrónica convierte el proceso manual de emisión y recepción de documentos físicos como facturas y notas de crédito y débito en un proceso de intercambio de información electrónica, generando agilidad, reduciendo las equivocaciones y disminuyendo los costos; convirtiéndose en todo un sistema de gestión.

Para Gosocket, la facturación electrónica responde directamente a la política de ‘cero papel’ la cual busca disminuir el uso de este recurso y contribuir así a la conservación del medio ambiente. La DIAN calcula que la emisión de una factura electrónica cuesta 820 pesos frente a una física que vale alrededor de 2.650 pesos, con lo cual se logra una importante reducción de gastos para este rubro.

Algunos de los beneficios que reciben las empresas al implementar la facturación electrónica, son:

- Optimización en los tiempos de entrega de las facturas; pasarán de días a minutos.

- Mejor calidad en la información ya que se controlarán documentos electrónicos.

- Existirá un incremento exponencial en el proceso de aceptación y rechazo de las facturas, mejorando el tiempo de contabilización de la factura de hasta tres días.

- Impacto positivo en el flujo de caja por la mejora en el tiempo de contabilización.

Ahora las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes), lograrán un ahorro de hasta 75% en almacenamiento, despachos, procesamiento e impresiones de facturas gracias a la digitalización de las mismas.

“Con la Facturación Electrónica buscamos facilitar y agilizar todos los procesos a través de una plataforma ágil e intuitiva junto con un gran número de herramientas y soluciones que brindarán un valor agregado a la información que ya contienen los documentos tributarios”, señala Quijano.

Las empresas en Colombia atraviesan un camino hacia la transformación digital y podrán adoptar la facturación electrónica como un servicio global que responde a las necesidades de un consumidor digital cada vez más exigente.

Este modelo de facturación permite simplificar la operación, disminuir costos, facilitar el acceso a datos y obtener procesos más transparentes y eficientes en el flujo de información que se establece entre el gobierno y las empresas.

“Dentro de poco el 100% de la facturación en las empresas será obligatoriamente electrónica en el país, por lo que los gerentes y su equipo contable deberán ir planeando sumergirse a este cambio importante”, concluye Quijano.